jueves, 2 de octubre de 2014

¡Ya lo tenemos aquí!

Disculpad este retraso casi imperdonable... Sí! Mi bebé nació como un torete a las 38 semanas, el día 16 de junio, 3,900kg y 52 centímetros.



Llegué al final con la amenaza de parto, diabetes gestacional e infecciones continuas, solo quería que saliera sin esperar ni un día más. Me sacaron pesario al cumplir 37 semanas de gestación, 10 semanas después de habérmelo puesto. Para todas las que lo lleváis o estáis buscando información, mi experiencia ha sido bastante buena. El pesario no se nota y es muy eficaz. Solo molesta un poco en las relaciones, pero a esa altura del embarazo no estás para muchas historias. El único inconveniente que yo he tenido han sido muchas infecciones y he tenido que tomar bastante antibiótico.
Los 10 días que siguieron fueron eternos, después de pasarte dos meses pensando que tu bebé podía nacer en cualquier momento, cuando le dan vía libre, ¡decide que allí se está de maravilla!

Fue un final apoteósico: la mutua me denegó el parto y después de horas discutiendo con ellos con la vía puesta y en urgencias, pagamos un dineral y entramos en sala de partos. En un par de pujos salió nuestro segundo milagro. Aquí tenéis una foto de mi preciosidad y puedo decir que al fin todo salió bien.


Las imágenes de este post son propiedad de la autora y no se permite su utilización, reproducción o difusión en ningún caso.